Slaughterhouse

Por: Daniel Molano Quintero
2015-05-20
8.7 Calificación de los oyentes.
Califique este disco:

Slaughterhouse es el disco debut de Ty Segall Band. Dos de los miembros de esta  agrupación han tenido carreras notables como solistas durante los últimos años: estos son Ty Segall y Mikal Cronin, quienes colaboraron antes en el LP del 2009, Reverse Shark Attack. En este disco podemos encontrar un sonido muy pesado, intenso, lleno de rabia, de irreverencia, de urgencia y muy corporal, pues hace mover al oyente de una manera casi animal. I Bought My Eyes, que es una excelente canción, habla del arrepentimiento de un hombre que tomó una decisión superficial y lo cambió todo por la plata, hasta a su mujer. Todas las emociones que se pueden derivar del texto de esta canción se refuerzan con la música que lo acompaña: esta canción comienza de una manera agradable e intrigante, pero de un momento a otro se convierte en algo más. Se convierte en algo que afecta físicamente al oyente y que lo hace sentir rabia, arrepentimiento y urgencia sin poder parar de moverse. Es importante oír esta canción (y en general este disco) para entender lo anterior.

En Slaughterhouse (la canción), que simplemente es un minuto y treinta y seis segundos de puro poder y ganas de gritar, Ty Segall Band acepta que “mata cerdos por diversión” y expresa su extraño deseo de tener un matadero “para poder matar a estos cerdos”, “restregárselos en la cara y comérselos” (¿quiénes son los cerdos?). Entre todo este disco, que se caracteriza por ser muy fuerte, esta canción y Oh Mary son probablemente las dos canciones más pesadas, pero al ninguna durar más de dos minutos y ser muy intensas y urgentes, se sienten de una manera, muy extraña, como un descanso. Este aspecto de la duración corta, de algo corto pero muy intenso, también se puede ver a gran escala en todo este disco, que sin contar la canción final, Fuzz War, que realmente es una coda o un outro donde solo hay ruido y distorsión, tan solo dura veintinueve minutos.

Diddy Wah Diddy es un cover de una canción de Bo Diddley de 1956. Para su versión, Ty Segall Band cambia todo y nos presenta una canción excelente, muy auténtica e irreverente que es extremadamente diferente de la original. The Bag I’m In habla de las costumbres y de cómo todos vivimos en una rutina que se repite cada día. Aunque todo el mundo puede reconocer lo anterior, lo interesante acá está en oír cómo se trata un tema como la monotonía y la rutina de una manera tan diferente y extrema como en esta canción.

El género musical en el cual se puede encasillar a Slaughterhouse, y digo encasillar porque este disco es mucho más, es Garage Rock, el cual es una variedad cruda y energética del Rock And Roll que se originó en Estados Unidos y Canadá a mediados de 1960. Tell Me What’s Inside Your Heart es un ejemplo perfecto de lo dicho anteriormente, pues es una excelente canción, muy energética y cruda que parece grabada en un garaje.

Al adentrarse más y más en Slaughterhouse es inevitable pensar en la influencia que bandas como Hawkwind, Black Flag y The Stooges han tenido sobre Ty Segall Band pero, más importante que lo anterior, a medida que pasan las canciones es muy difícil no perderse en este disco, en todo su poder y en toda su ira. Después de unos días, es imposible no querer volver a Slaughterhouse y a todo lo que esto significa.